Ya hemos hablado alguna vez de los numerosos beneficios que tiene escuchar música – reducir la ansiedad, fortalecer el sistema inmunológico, potenciar la memoria, reducir la presión arterial…- pero ¿Sabías que tocar un instrumento tiene aún más efectos positivos? Esto se debe a que no solo estás escuchando música, si no que también estás poniendo a tu mente y cuerpo en acción. ¿Quieres saber cuales son?

 

  • Reduce el riesgo de padecer problemas de memoria y de deterioro cognitivo.
  • Potencia la imaginación y la creatividad
  • Ejercita la disciplina, la paciencia y la perseverancia
  • Reduce el estrés y la ansiedad
  • Eleva la autoestima

 

Fuente: elDiario.es